Empezar a inculcar

Parejas, familias, compañeros, vecinos, amigos, ¿quién te asegura que la violencia será erradicada? ¿Quién debe acabar con ella? ¿Somos realmente conscientes de lo que es la violencia?
Nos hemos encargado de exponer distintos tipos de violencia, de crear contradicciones respecto a qué se puede denominar cómo tal y de por qué no hay una protección igual para todos los que la sufren. Podemos hablar y oír hablar de ella, podemos estar en contra y saber que no es correcto pero no deja de existir por mucho que cerremos los ojos ante ella.
Es curioso que los planes o proyectos de prevención de la violencia sean los que se llevan a cabo dentro de instituciones dónde la evitan como colegios, por ejemplo, el CEIP Pablo Picasso de Valladolid con su proyecto contra la violencia de Género “Trátame bien, trátale bien” o proyectos de fin de grado, por ejemplo, el de la facultad de Educación en la Universidad de Cooperación de Colombia o el proyecto “Educación para el presente sin violencia: Construir una cultura de paz” de la Universidad de La Laguna en Tenerife. Es decir la mayoría o por profesores o por estudiantes de educación, incluso hay una guía para docentes por la UNESCO.
Desde mi punto de vista todo esto es muy teórico. Son planes, proyectos o cómo llevar estos a cabo, no hay una ley, no hay nada que OBLIGUE a cada uno de los colegios a presentar su plan y cómo se ha llevado a cabo, no sabemos si los colegios o institutos realmente los llevan a cabo y cómo lo hacen realmente y si además hay una relación con las familias para poder verse apoyados por las redes más cercanas de estos niños y niñas que en un futuro deberán enfrentarse a estas situaciones.
Desde que hemos creado el blog hemos tratado de exponer los diferentes tipos de violencia y he de decir que los temas tratados en estos planes son violencia de género y violencia escolar, lo que nos demuestra que nos seguimos centrado en unos tipos de violencia olvidándonos de muchos otros.
Así que lo que está claro es que para evitar la violencia hay que erradicarla desde que somos pequeños, inculcar unos valores, hacer de los niños personas empáticas sin prejuicios y que sepan valorar la suerte que tienen el poder conocer otras culturas, otras tradiciones. Unir una educación en las escuelas con la educación en casa y que a su vez ellos cuando vayan creciendo puedan trasmitirlo a otros vínculos exteriores. Hoy en día no solo trata pocos tipos de violencia sino que además no se llega a todos los niños, así que hay que seguir avanzando hay que intentar desde nuestras casas inculcar algo positivo y normalizar la mezcla de culturas, quizá suscitando la curiosidad por personas que aun siendo diferente pueden tener mucho que enseñarnos.
Redactado por: Laura Gómez Cardo

Anuncios