Bullying

Niños que enferman con asiduidad, suspenden los exámenes, cambian su actitud en casa o con los amigos, pueden estar siendo víctimas de bullying.

Según el Informe Cisneros X sobre “Acoso y Violencia Escolar en España”, de los profesores Piñuel y Oñate, un 23.4% de los alumnos matriculados entre segundo de primaria y segundo de bachillerato han sido víctimas de bullying.
Dan Olweus, profesor de Psicología de la Universidad De Bergen (Noruega) define, a principios de la década de los setenta, el acoso entre iguales o bullying. Él afirma que un estudiante está siendo víctima de acoso escolar cuando otros compañeros le dicen cosas desagradables, se burlan, le ignoran y excluyen, golpean o amenazan de forma reiterada y a lo largo del tiempo.
El bullying es “violencia en frio” puesto que es resultado de planificación y preparación previa. Existe, además, un desequilibrio de poder entre el/los acosador/es y la victima. Incluye violencia verbal, física, y psicológica, ya que las victimas sufren una pérdida paulatina de autoestima que, sumada al miedo y/o vergüenza a relatar su situación, aísla aun más a la víctima.

El acoso escolar sigue, por norma general, cinco fases:
1. Incidente critico que supone el comienzo del acoso.
2. Acoso y estigmatización.
3. Latencia y generación de daño psicológico.
4. Manifestaciones somáticas y psicológicas graves.
5. Expulsión o autoexclusión de la víctima.

Existen tres actores determinantes dentro de este fenómeno:
Agresor; a nivel individual puede tener ausencia de empatía, percepción negativa sobre su persona, falta de control e impulsividad, consumo de alcohol y/o drogas, presencia de distorsiones cognitivas etc. a nivel familiar pueden existir contradicciones de autoridad, inestabilidad de la estructura de familia, educación demasiado permisiva o excesivamente rígida, posible maltrato dentro del núcleo familiar, etc. a nivel escolar políticas educativas que no sancionan adecuadamente la violencia, ausencia de transmisión de valores por parte del profesorado que se centra en la enseñanza académica, falta de relaciones de confianza entre alumnos y profesores, etc.
Víctima; a nivel individual puede tener baja autoestima, dificultad para relacionarse con los demás, carencia de asertividad, etc. a nivel familiar la victima puede proceder de familias sobreprotectoras, con poca comunicación, familias disfuncionales, etc. a nivel escolar la victima tiene relaciones escasas con los compañeros, no participa en actividades grupales y la “ley del silencio” que fomenta la pasividad y la inacción tras las agresiones.
Espectadores; pueden callar por miedo a represalias del agresor, temor a ser visto como el “chivato”, separación emocional de la víctima, prototipos y estereotipos xenófobos y sexistas instaurados en la sociedad, etc.
Es muy importante destacar el papel de los medios de comunicación y la televisión, ya que la continua emisión de contenidos violentos provoca la normalización de la violencia en niños y adultos.
Las consecuencias para el agresor se relacionan directamente con su proceso de desadaptación reforzado por su grupo de incondicionales, por lo que su conducta terminará repercutiendo a otras esferas de relación como por ejemplo la familia. Estudios realizados posteriormente manifiestan la probabilidad futura de conductas delictivas, y en general comportamientos problemáticos.
Los efectos del bullying en las víctimas, a medio y largo plazo, son de diversa índole y afectan tanto anímica como físicamente. Las consecuencias abarcan desde la pérdida de capacidad de establecer amistad o de confiar en los demás y en uno mismo, deseos de “venganza” como respuesta a la violencia sufrida e incluso deseos de “desaparecer”.
En algunos casos este ultimo “deseo” es llevado a cabo por las víctimas, como en el caso de Jokin Ceberio, un chico de 14 años que tras sufrir el acoso reiterado de algunos de sus compañeros, se suicidó arrojándose desde la muralla de Hondarribia en 2004.
¿Cómo se podía haber evitado? ¿Tienen los ciudadanos el conocimiento necesario sobre el fenómeno bullying? ¿Creéis que desde los centros escolares se toman las medidas necesarias para la prevención, detección y erradicación del bullying?
Redactado por: Sandra Sanz Martinez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s